Lifestyle

Dijimos que sí

Dijimos que sí es la frase que escribimos en la postal que mandamos a familia y amigos después de nuestra boda para darles las gracias por haberse acordado de nosotros. De eso ya hace tres años. Tres años de una boda llena de bonitos recuerdos!

Fue en enero de 2011 cuando empezamos a hablar de boda. El día elegido fue el sábado 13 de agosto (¡eso del 13 nos da igual!). Seis meses de preparativos. Porque a nosotros no nos gustan las bodas que se preparan con dos años de antelación, no va con nosotros. Quisimos una boda delicada y bonita pero más bien íntima. Soñábamos con casarnos en Menorca, sí, el mes de agosto, cuando hace más calor (¡pero eso nos daba, también, igual!), además poca gente se casa aquí en agosto, o sea que menos problemas con las fechas. Hacer una boda más convencional e invitar un centenar de personas habría sido demasiado complicado. La distancia y el viaje (temas recurrentes en este blog) se habrían convertido en un problema para algunos y como no queríamos que la lista de invitados se hiciera en función de las “posibilidades económicas”, decidimos que lo mejor sería hacer una boda en petit comité: padres, un testigo por parte de cada uno con sus parejas, hermanos y hermanas, y como soy hija única, la lista quedó en 12 personas, nosotros incluidos. Como los 12 apóstoles, excepto que fue una boda civil.

Todos los preparativos los hicimos a distancia! Evidentemente, tuvimos que pasar por el apreciado apartado del consulado y tuvimos que hacer cuarenta mil papeles. Mis padres, los únicos que residen todo el año en Menorca nos ayudaron muchisimo y yo hice un viaje en solitario de 4 días el mes de mayo para ultimar algunos detalles. También fui sola a comprar mi vestido de novia. Quería un vestido de novia pero corto. Como hacía poco tiempo que vivía en Nantes aun no tenía muchas amigas. El novio también quería vestir bien pero “cool”, sin corbata. Muy al estilo de ChériGuiri.

Las alianzas las compramos en Menorca. Me ocupé de ello durante mi viaje del mes de mayo. Fue divertido explicar a la dependienta de la joyería que el novio no venía conmigo. Muy amable, me dijo que podía sacar fotos e incluso escanear las alianzas… y así fue como las elegimos! A principios de agosto, cuando llegamos, volvimos para ajustarlas. Y una vez más nos reimos. Como no queríamos gravar ni nuestros nombres ni la fecha sino que preferíamos poner una frase, ChériGuiri, tan irónico él, dijo a la dependienta que “así podré reutilizarla en caso de necesidad!”

Antes de la boda y saliendo de casa, nos esperaba una grata y bonita sorpresa. Puesto que la calle estaba cerrada a la circulación por motivos diversos, el grupo de danzas folklóricas al que pertenezco nos estaba esperando para ofrecernos un bonito baile! Fue un momento muy emotivo ya que fue en un festival internacional de danza donde nos habíamos conocido y enamorado.

Después cogimos un 4×4 para dirigirnos a uno de los lugares más lindos de la isla, el faro de Cavalleria donde hicimos una muy bella sesión de fotos de la mano de D. Rotger, que a parte de fotógrafo también es mi tío.

Y, por fin, llegamos al lugar de nuestra boda. En un marco bucólico al este de la isla de Menorca, muy cerca de la puerta que simboliza la entrada del primer sol de España. Nos dijimos que sí en los jardines de un hotel rural, una antigua casa señorial transformada en hotel restaurante, con el mar de fondo.

Guardamos un magnífico recuerdo de esta bonita boda, una boda totalemente ajena al estrés, una boda completamente relax !

boda balls boda noces mariage a minorque mariage a minorqueboda en menorca détails mariage mariage 21 mariage a minorque 20 19
Menorca

Interiores de una casa tradicional en Menorca

Es una casa tradicional. Una casa familiar. Varias generaciones han vivido aquí, en esta casa se respira la felicidad. En esta casa ha habido nacimientos pero también fallecimientos. Hermanos y hermanas, padres y abuelos, bisabuelos, nietos. La familia se reunía aquí. Se sigue reuniendo aquí.

Esta casa tradicional con paredes de piedra se ha adaptado a las necesidades de cada familia de cada generación haciendo las obras necesarias.

Vigas a la vista. Dejar todo aparente, dejar que la casa hable por ella misma.

Una casa de pueblo. Tres pisos llenos de recuerdos. Paredes de color blanco, paredes de color piedra. Mosaicos hidráulicos en la planta baja y parquet en las dos plantas. Los elementos de decoración son, mayormente, objetos típicos de la isla. Poner un pie en esta casa es saber que estás en Menorca.

Esta casa es mi oficina de verano.

Casa tradicional Menorca Casa tradicional Menorca Casa tradicional Menorca Casa tradicional Menorca Casa tradicional Menorca Casa tradicional Menorca Casa tradicional Menorca Casa tradicional Menorca Casa tradicional Menorca Casa tradicional Menorca Casa tradicional Menorca
Menorca

Sinfonía de blancos

Blanco. Blanco. Blanco. Y más blanco. Es conocida como la isla blanca y azul. El azul del mar y el blanco de las casas pintadas de cal.

Vestir de blanco. Respirar la pureza. Desde lo alto de la cumbre de Menorca, divisar los pueblos. Vistas panorámicas. A lo lejos, el mar.

Un paseo dominical en familia. Una montaña y un santuario. Relax. Mientras espera impaciente la llegada de PapaGuiri, la princesita corre, porque no anda, corre.

Y con ese magnífico escenario blanco, tuvimos tiempo de jugar, de reirnos, de hacer una sesión de fotos. ¡Una feliz mañana de domingo en familia!

Menorca la blancaMenorca la blancaMenorca la blancaMenorca la blancaMenorca la blancaMenorca la blancaMenorca la blancaMenorca la blanca
Menorca

Las “avarques” (las menorquinas)

Las avarcas o menorquinas

La avarca de Menorca, zapato ineludible para los autóctonos, ha tomado, a lo largo de los últimos años, aires de sandalias fashion y de usos múltiples. Las avarcas florecen en todas partes. De cada vez hay más fabricantes y también puntos de venta y marcas que las comercializan. Fuera de Menorca, se les conoce por “menorquinas”, haciendo referencia evidentemente a su lugar de origen, aunque su verdadero nombre sigue siendo “avarca” en singular y “avarques” en plural en la lengua de la isla, el menorquín. Encontramos “avarques” de cualquier talla y de cualquier color: con lentejuelas, lisas, con estampados variados, para bebés y para adultos.

Las avarcas o menorquinas

Me gustan mucho los zapatos. Menorca siempre ha sido una isla con una larga tradición artesana e industrial de zapatos y cuenta con marcas de calzado femenino muy conocidas.

Las “avarques” son los zapatos utilizados antaño por payeses y pescadores. Muy a menudo encuentro artículos sobre las “avarques” o “menorquinas” donde se explica que estos zapatos nacieron en los años 50. Pero mucho me temo que no es cierto. El historiador y archiduque Luis Salvador de Hasburgo-Lorena ya mencionó este tipo de calzado en su “Die Balearen in wort um bild” (Las Baleares descritas desde la palabra y el dibujo) – 1869. En los años 50 fue cuando empezaron a ser comercializadas.

En todas las casas hay “avarques”. Tenemos “avarques” más gastadas para ir a la playa y otras más nuevas para “vestir mejor”. Aquí todo el mundo lleva “avarques”. En Menorca todo el mundo tiene menorquinas.

Las avarcas o menorquinasLas avarcas o menorquinasLas avarcas o menorquinas
Menorca

Las mejores playas de España, en Menorca

Sé que os encanta viajar. Sé que soñáis ya con vuestras próximas vacaciones. Sé que estáis locos por ir a la playa. Por fin ha llegado el momento de calzar sandalias y vestir bañadores, de plantar la sombrilla en la arena caliente, de zambullirse en el agua, de leer vuestras revistas preferidas, de olvidarse de todo y de aprovechar de cada momento.

Las mejores playas de España, en MenorcaLlegó la hora de la pausa estival. ¡Esa pausa tan esperada, tantas veces soñada!

Las mejores playas de España, en MenorcaEl título, ahí, un poco más arriba, no lo he inventado yo. Ha sido Geo, la revista que redescubre el mundo, quien lo encontró. Cuando vi pasar la noticia, supe que tenía que compartirla con vosotros, que tanto amáis evadiros.

Las mejores playas de España, en MenorcaGeo España acaba de publicar un especial dedicado a las playas españolas. Ha realizado una clasificación de las 100 mejores. Una especie de homenaje a los casi 8 000 Kilómetros de playas registradas en España. Las diez primeras playas del ranking fueron elegidas por los lectores del sitio web de la revista. Las otras playas fueron seleccionadas por la redacción de Geo, teniendo en cuenta varios factores: estética, medioambiente, servicios…

Las mejores playas de España, en MenorcaPor orden, esas son las diez primeras playas:

Cala Mitjana (Menorca), playa de Rodas (Pontevedra), playa de Ses Illets (Formentera), Cala Macarella (Menorca), playa de Caños de Meca (Cádiz), Cala Saona (Formentera), playa de La Concha (Guipúzcoa), playa de Santa Marina (Asturias), Cala Jugadora (Creus) y playa de los Escullos (Almería).

Las mejores playas de España, en MenorcaComo veis, Menorca está doblemente representada en esos diez primeros puestos.

El primer lugar lo ocupa Cala Mitjana (cerquita de mi casa, adonde iba con la escuela, las primeras veces de playa con los amigos, muchos recuerdos, mucha belleza!). Cala Mitjana tiene una hermanita, Cala Mitjaneta, algo así como una mini-piscina natural. En el cuarto puesto encontramos Cala Macarella (donde pasé todos mis veranos de niña, adonde bajaba a pie, casi que todavía no sabia andar, un poco privilegiados, con un acceso semi-privado a esa perla llamada Macarella!). Al igual que Cala Mitjana, Cala Macarella también tiene una hermana menor, una calita de aguas más turquesas imposible!

Y como una imagen vale más que mil palabras, ahí os las dejo…

Las mejores playas de España, en MenorcaLas mejores playas de España, en MenorcaLas mejores playas de España, en MenorcaLas mejores playas de España, en MenorcaLas mejores playas de España, en MenorcaLas mejores playas de España, en Menorca