Vivir en el extranjero

A 1 000 Kilómetros de papá

Lejos de papá

Desde que hago viajes ida y vuelta entre Francia y España, hace ya unos 20 años de eso, he tenido que acostumbrarme a la distancia y a las separaciones. Durante muchos años, fui reina y dueña de mi vida. Soltera y acostumbrada a repetidas mudanzas, iba y venía con la única preocupación de saber que mis padres estaban bien, ahí en mi isla adorada. Hoy, otra gente como Nomad’s Heart me ha sustituido en esa carrera a las mudanzas y yo me instalo en una vida más sedentaria, llena de amor y de felicidad en familia, y que ahora mismo no cambiaría por nada en el mundo.

Una distancia de doble sentido

Vivir en el extranjero es sinónimo de distancia y de separaciones. De momentos indeseables en los aeropuertos y de maletas llenas a rebosar. De reencuentros, también. Hasta hace poco tiempo, esta distancia era de sentido único. Desde que amo con locura a mi ChériGuiri, la distancia empezó a ser de doble sentido y ya desde que soy mamá, puedo decir que esta distancia es completamente a doble sentido. Y no siempre es fácil.

La Princesita y yo, marchamos, de vez en cuando, solas a Menorca, dejando a ChériGuiri en nuestra campiña bretona. Y le echamos de menos, mucho. La flexibilidad y la mobilidad que me permite mi trabajo de free-lance hacen las delicias de mis padres, sobre todo sabiendo que soy hija única. Aquí, en la isla, nosotras nos sentimos muy felices: nos levantamos con el cielo azul, nos cuidan muchísimo, tenemos la sensación de vivir tres días en uno solo, niños correteando y parques llenos de niños, una Princesita más que sonriente al lado de su “iaia” y su “l’avi”, tiempo para trabajar pero también para ir a pasear por la playa… Un largo etcétera que vivimos con mucha intensidad pero sin ChériGuiri, sin ese papa que tanto amamos. Evidentemente, nos servimos del Whatsapp y de Skype para edulcorar un poco esa distancia pero no es lo mismo.

Fornells en MenorcaFornells en Menorca

Pienso en otra gente que también pasa o ha pasado por esa situación, pienso en blogueras como Madame Ordinaire o Mamzelle Mistinguett quienes hablan a veces de la distancia con sus maridos y padres de sus hijos… También leí atentamente el artículo de Asmaa en el que explica como necesita de vez en cuando recuperar energías al lado de su madre.

Con esta globalización que no para de acentuarse, los modos de vida familiares cambian y evolucionan pero a veces me pregunto si la naturaleza misma del ser humano evoluciona a la misma velocidad.

Porque para mí, el amor de una familia es tan importante que en este mismo instante, quisiera cerrar los ojos y hacer que ChériGuiri pudiera estar aquí con nosotros !

¿Y vosotras, cómo vivís, en vuestro interior, esa distancia que os separa de esos seres a los que amáis por encima de todo?

Lejos de papá

¿Te apetece decirme algo? Gracias - Merci ♥

  • (no se va a publicar)