Vivir en el extranjero

Sentimiento de pertenencia transtornado

Nos fuimos. Y volvimos. Dos, luego tres. Marchar con la sonrisa puesta y el corazón alegre, con vestidos de volantes y zapatitos de verano, dos maletas en la mano. Y volver más cargados, con lagrimillas en los ojos, sonrisas mecánicas, el corazón encogido, el maletero repleto. Horas vacilantes, una travesía marítima y mucha carretera. La cabeza a punto de explotar y ver el agua pasar, las líneas blancas desfilar. El corazón vacío y algunos juegos infantiles. Y aquí estamos, tampoco tan mal. En casa. En su casa. En mi otra casa. Con proyectos en mente.

Fue un verano cargado, viajero, aplicado…
Fue una época de sensaciones, de sentimientos, de reencuentros…

Sentimiento de pertenencia transtornado

 

A medio camino entre la autóctona y la turista

Viajar por razones profesionales y recorrer un trozo de mi tierra, de su tierra. Hacer como los turistas sin realmente serlo. Y tener que responder acerca de este acentillo “ah pero de dónde eres -ah sí, entiendo, un poco de acento francés” mecachis mecachis y más mecachis ya no puedo esconder mis muchos años viviendo en Francia. Callejear por la bonita ciudad de Palma de Mallorca y oír los turistas hablar sobre esta bonita isla, exclamándose y extrañándose y se hacen preguntas y yo también me extraño, ah no, yo no, yo nací aquí, es mi tierra, son mis islas. Entiendo sus observaciones, sus puntos de interés pero luego pienso que no, que qué dicen, aquí es así y punto. Y después Menorca y los Franceses que llegan a raudales. Pasar una noche de fiestas patronales con una pareja llegada de Lille (FR), oyeron a mi ChériGuiri hablar y se acercaron y pasar el tiempo con ellos hablando de caballos menorquines, de costumbres españolas, de calas y de paseos. Mis amigos rondan por ahí, no están lejos, su vida es aquí, la mía no. Ya no.

Son mis islas. ¿Eran mis islas?

Y reencontrarme con ellos también. Ellos volvieron a su casa. Yo no. Bonitos años pasados en la capital europea. Ebullición y efervescencia. Años pasados. Ya transcurridos. Volverlos a ver una década más tarde en su isla. Su isla de siempre. Serenos, en familia. Dónde dices que vives, dónde es eso, Nantes, el oeste, la Bretaña, sabéis aquí en el mapa de Francia. Ah sí! Ja ho veig. Y ella también que después de dieciocho años, al igual que yo, decide solicitar una año para ejercer en su isla, mi isla, para su familia. Acercarse. ¿Y yo?

Sentimiento de pertenencia transtornadoSentimiento de pertenencia transtornado

Intentar vivir, lo que dura el verano, al ritmo de los turistas pero no, no puedo, no lo soy. Pero sí, muchas ganas de sol de playa de paella y de baños en el mar. Ellos, a ellos aún les queda septiembre, o mayo.

Intentar vivir, lo que dura el verano, al ritmo de los autóctonos pero no, no puedo, no lo soy. Ya casi no lo soy.

A medio camino. ¿Qué soy yo?

A. Xumet, poeta mallorquín decía: "Nuestra tierra no está allí donde nacemos, sino donde nos esperan". ¿Qué pensáis de ello?

—-

Sabéis, podéis encontrar a Antoni Xumet, poeta mallorquín, en la antología trilingüe Majorque, l’île aux poètes (Ed. Illador, 2009). Formé parte del equipo de traductores y fue una aventura formidable.

¿Te apetece decirme algo? Gracias - Merci ♥

  • (no se va a publicar)