Web

Ser bloguera sin tener calendario editorial

Estoy en la blogosfera desde hace ya un tiempecito.

Y no me acuerdo de haber oído hablar, cuando yo empecé (2008) de términos como “línea editorial” y “planning / calendario editorial”, para no hablar de otras nociones como “content marketing” o “estrategias de contenido” que se refieren más bien a blogs profesionales o al contenido de empresas.

Aunque Les mots de Marguerite tenga algo que ver con mi oficio, no lo considero un blog profesional.

bloguera calendario editorial

blog y calendario editorial

Echemos la vista atrás

Cuando abrí este blog estaba trabajando como Responsable editorial de contenidos online (2007) para una start-up francesa. Eran los inicios del Web 2.0 y en Europa las profesiones de community manager y todo lo que tiene que ver con social média no eran aun demasiado conocidas. Facebook dio el salto al público en 2006 y necesitó un poquito de tiempo antes de cruzar el charco. Las empresas también necesitaron tiempo para adaptar sus empleos y rendirse ante la evidente importancia que estaba cogiendo la comunicación vía Internet, tanto para su imagen como para su rentabilidad. Y es que un responsable editorial en 2007 también ocupaba algunas de las actuales funciones de los community manager, sobre todo con la gestión de los foros, supervisión de contenidos, etc.

Ser siempre los mejores

Todo eso para deciros que sigo el mundillo de la blogosfera desde hace ya un tiempo. Y me he dado cuenta de que desde hace dos años (aproximadamente) los blogs que hasta el momento considerábamos como personales, se están queriendo profesionalizar. Y no me refiero a la monetización de los blogs, etc., hablo más bien de las estrategias que cualquier bloguero de a pie estamos intentando instaurar para llegar a más gente, más lejos y subir en los rankings.

Y no es que sea algo malo, no. Más bien demuestra que como seres humanos queremos avanzar, aprender, tirar para adelante y vivir acorde a los tiempos que corren. Demuestra también que sabemos adaptarnos y que queremos ser competitivos.

No tener calendario editorial

Pero yo no consigo plegarme a todas esas condiciones. Por ejemplo, no consigo tener un calendario editorial. Nunca he podido. Antes porque apenas sabía lo que era, excepto para los blogs muy especializados: moda, belleza, niños… pero no para esos blogs que ahora llamamos “Lifestyle”, término muy amplio en el que caben tantos aspectos de la vida, una verdadera caverna de Alibaba…

Como blog lifestyle, escribo en función de lo que me apetece, del humor del momento, de mis experiencias, de mi día a día, de mis actividades. Es para mí algo muy complicado saber con antelación qué tema me gustará tratar el día N+2 o el día N+4… Imposible. Y eso que en épocas de vacaciones he intentado programar mis artículos. Pero se me hace difícil. Mi escritura es algo improvisada, una improvisación pensada pero improvisación.

No soy, pues, una bloguera organizada. Todos esos cuadernos que existen para anotar calendarios con los temas de los artículos y las fechas no son para mí. Cierto es que suelo tener un post-it pegado en mi agenda (de papel) con ideas de temas aunque muchos de ellos no verán nunca la luz. Las herramientas de organización y calendarios editoriales los dejo para mi ámbito profesional, para las tareas que debo realizar para mis clientes y para los posts a publicar a nombre de sus empresas… para eso sí, para eso tengo un calendario editorial.

Pero mi tarrito de caramelos funciona de otra forma. Es como ir al mercado y decidir el menú del día en función de los productos frescos que venden en los puestos…

¿Y vosotros, lleváis a rajatabla un calendario editorial o sois más bien de escritura improvisada?
Web

Escribir en la blogosfera

escribir en los blogs

Me apetece hoy hablar sobre el tema de la escritura en el mundo de los blogs. Y eso, por varias razones:

– Me gusta escribir;
– Me gusta leer;
– Escribir es un trabajo para mí;
– Las palabras son importantes;
– Escribir no es sólo un tema de palabras sino también de estilo;
– Escribimos para comunicar;
– (…)

Pero, ¿por qué hablar hoy de este trabajo de escritura en el mundo de los blogs (sin tener en cuenta los blogs de empresa) que crece de cada día más? Pues, claramente, porque últimamente he leído algunos artículos sobre cómo escriben los blogueros/as. Los artículos en cuestión eran, a mi parecer, correctos. Lo que ya me pareció menos bien fueron los textos dejados a modo de comentarios. Me parecieron demasiado críticos (pero una vez más, no es más que mi opinión).

Cierto es que cada uno de nosotros tiene un estilo diferente. Es una constatación.Lo mismo que si os digo que tengo el pelo rizado y que mi amiga tiene un bonito pelo liso. Y pienso que no es malo que existan estilos diferentes. Un buen catálogo de estilos, una bonita paleta de plumas. Y es bueno porque así podemos elegir. ¡Y poder elegir es algo maravilloso! Es el principio mismo de toda democracia y de los pueblos civilizados. Si yo prefiero comprarme un pantalón rojo, pues no voy a coger el negro y no por eso, voy a ir a la vendedora-propietaria y espetarle un “vuestros pantalones negros son horribles”. No se lo voy a decir porque para empezar sería para mi una falta de respeto y además estaría cargando contra su bebé. Y me imagino que su tienda la ha creado con mucho amor y que está trabajando duro para vender muchos pantalones.

travail d'écriture sur les blogs

Nosotros, las blogueros, llegamos de horizontes muy diferentes, tenemos trayectorias heterogéneas y hablamos de temas bien variados. Nuestros blogs son un poco nuestros bebés. Personalmente, explico en mi About que mi blog es un poco mi casa. Con mi escritura intento retransmitir un poco quién soy y cómo soy. Porque de buen seguro que mi manera de escribir desvela un poco de mi caracter y de mis pensamientos (la comunicación -escribir, pues- viene del cerebro… si, ya sé, es un tema un poco misterioso pero a mi me gusta eso de la filología-lingüística y la traducción). Es por ello que cuidar la escritura es importante. Pero también es importante que cada persona escriba de la manera que quiere escribir (quizá tendrá en cuenta sus objetivos y su público) y como puede (en función de la trayectoria y conocimientos).

Yo, a veces, me entretengo jugando con las palabras, lo que interesa a poca gente (y ahora si queréis podéis leer este artículo en cuestión). ¿Pasa algo? Pues no, pienso “pues da igual”. Yo, a veces, leo artículos que no me interesan y me convierto en una lectora silenciosa, veo, leo y no digo nada. ¿Por qué, pues, a veces, tiene que haber esas críticas tan severas?  Publicar significa convertir algo público (a eso se le llama etimología) exponiéndonos a las opiniones de los demás pero, francamente, merece la pena herir?

Pienso que, dejando de lado las enormes faltas de ortografía, todos los estilos son respetables y que debe de haber sitio para todos.