Traducción

Cristina Medrano de Cuatro Hojas Editorial (entrevista)

Hoy entrevistamos a Cristina Medrano Moreno, editora al frente de Cuatro Hojas Editorial. Cristina, con una larga experiencia en el sector editorial y del libro decidió fundar su propia empresa en el año 2015. Desde entonces no ha parado de acompañar a muchos autores a lo largo de la creación del libro, desde la gestación hasta la publicación. Y es que trabajo hay mucho, un libro no se hace solo, un libro necesita a un autor y a muchos otros profesionales.

Como amante de las letras, de las lenguas, de los libros y del mundo editorial en general que soy, no quise dejar pasar la oportunidad de entrevistar a Cristina de Cuatro Hojas.

Cuatro Hojas Editorial

¿Cuál es exactamente el papel de un editor ?

Hay muchos tipos de editores: editor técnico, editor literario, editor general… Yo te puedo decir cuál es mi papel en Cuatro Hojas. Mi papel es ocuparme de todo lo que lo que necesite un libro desde el momento en que nos llega un documento en Word hasta que se agota la tirada. Estas tareas incluyen corrección, maquetación, traducción, ilustración, gestión de licencias, impresión, seguimiento de la venta… Algunas de estas tareas las hago de manera directa (soy correctora, y los libros simples también los maqueto yo) y en otras simplemente coordino el proceso.

¿Cuál crees que es el papel del libro en la sociedad actual? ¿Seguimos leyendo?

Leemos menos, pero es normal. Hace un siglo solo había libros. Ahora hay libros, cine, tele, internet, móviles… Y aun así, seguimos leyendo.
En cuanto al papel de los libros en la sociedad, sí es verdad que ha cambiado mucho. Se ha democratizado el acceso a la publicación, lo cual tiene sus cosas buenas y sus cosas malas.

Antes tenías que esperar a que alguien te descubriera, y eso era muy difícil. Ahora cualquiera puede publicar, pero eso hace que la calidad media haya bajado mucho. Nosotros al menos, desde Cuatro Hojas, tratamos de mantener el listón alto.

En Cuatro Hojas Editorial, ¿qué servicios propones?

Además de todos los que he mencionado antes, en pack (de cara a una publicación) o por separado, también ofrecemos cursos de escritura, cursos infantiles, de maquetación, de marketing para escritores…

¿A qué tipo de autores te diriges?

En principio no somos una editorial especializada en un solo género, el sesgo no va por ahí. Lo que nos interesan son autores apasionados con su obra, que entiendan la importancia del proceso, de las buenas calidades, que les interese hacer llegar su obra a los potenciales lectores…

¿Y a qué tipo de lectores?

Tenemos libros casi para todos los gustos, y libros muy buenos. Algunos lectores son reticentes a comprar autopublicaciones porque, como decía antes, a veces la calidad deja mucho que desear: libro con faltas de ortografía, ortotipografía inexistente, “maquetaciones” en Word, malos acabados… Aquí eso no va a pasar.

Yo animaría a los lectores a asomarse a historias que no se van a encontrar en los grandes canales comerciales pero que merecen mucho la pena.

Cuatro Hojas Editorial

Hoy en día, algunos oficios muy conocidos del mundo editorial se rebelan contra su precariedad, tanto por temas económicos como por temas de condiciones del trabajo. Es el caso, sobre todo de correctores y traductores. ¿Qué opinas de todo ello?

Todo esto tiene que ver con el sistema de edición tradicional, que ya está dando sus últimos coletazos. Un libro es un objeto con un precio medio de entre 10 o 20 euros, según cómo sea. De ahí cobra el corrector, el maquetador, la imprenta, el editor, la librería, la distribuidora y el autor. Y todavía me estoy dejando gente seguro. Normal que haya precariedad. Cuando existían pocos títulos al año y sus ventas se contaban por decenas de miles de ejemplares, era otra cosa.

Ahora los autores se quejan muchísimo de la ridiculez que se gana al publicar un libro por el sistema tradicional (cuando se gana algo). Nuestro sistema está pensado para favorecerles a ellos, con beneficios para el autor de hasta más de un 60% sobre el PVP, eliminando intermediarios.

Hablemos ahora un rato de la lengua. Se suele decir que la gente ya no sabe escribir. O, al menos, no sabe escribir bien. Que las redes sociales han hecho mucho daño a la escritura. ¿Es eso cierto? ¿Lo ves tú en los manuscritos que recibes?

Yo creo que no. El índice de analfabetismo ha caído en picado. Todo el mundo sabe leer y escribir y la mayoría saben hilar un discurso más o menos coherente (otra cosa es que sean vagos, sobre todo en las redes…). Lo que pasa es que la lengua se ha convertido también en un índice de clasismo. Nos ponemos muy estupendos y tachamos a otros de incultos cuando cometen alguna falta de ortografía.

Libro en papel y libro en formato electrónico deben estar reñidos, ¿sí o no?

No tiene por qué. Para empezar en España yo creo que no han acabado de calar los libros electrónicos. Aquí todavía le cuesta a la gente eso de pagar por algo virtual que no se puede tocar… Pero más allá de eso, hay libros que nunca podrán (creo) sustituirse por ebooks: los ilustrados, los infantiles, los pop-up, las novelas gráficas… Incluso los libros que simplemente te gustan mucho y quieres tenerlos físicamente.

Dinos, Cristina, cuando empezaste tu aventura en Cuatro Hojas Editorial, ¿ya sabías dónde metías los pies? ¿Qué tal se gestiona una empresa del mundo cultural?

Cuatro Hojas nació en 2015, aunque esta historia empieza mucho antes… Yo venía de trabajar en otras editoriales de autoedición y tenía bastante claro cómo funciona este mundo. Además, yo también fui autora y sabía de primera mano lo que quiere y necesita un autor cuando va a publicar un libro, tanto si es la primera vez como si no: necesita saber que está en buenas manos, que vamos a leer su libro (esto parece una obviedad pero en las plataformas de autoedición no hay nadie que lea tu libro), que vamos a entenderlo, a corregirlo respetándolo, a sacarle el máximo partido en la maquetación, a diseñar una portada adecuada al contenido y que llame la atención… y a ofrecerle un precio que le permita rentabilizarlo.

A mí me encanta trabajar en el ámbito de la cultura y poder contribuir a dar voz a mis autores. La cultura se construye desde abajo, y en eso estamos…

Gracias, Cristina

Traducción

Palabras, lenguas y traducciones

Reflexiones de una traductora

A veces, algunas palabras se convierten en males cuando no podemos traducirlas.

A menudo, estas palabras convertidas en males dormitan en la punta de la lengua.

Siempre, estas palabras convertidas en males dormitando en la punta de la lengua, terminan encontrando una salida… ¡y no una traducción!

Traducir palabras puede ser fácil, pero traducir ideas concretas y conceptos precisos es más complicado. Incluso las lenguas más cercanas tienen nociones mentales distintas. Es la relación entre lenguaje y pensamiento.

A veces no tengo las palabras, a veces mi cerebro está entre tres sistemas de signos diferentes, el significado se enreda con los significantes y no hay nada que funcione.

A veces me gustaría inventar mi propio lenguaje.

A menudo, uso mi propio lenguaje a pesar de los demás.

Siempre, puedo hablar, leer, escribir.

Vivir en otra lengua hasta el punto de no saber cuál es “la otra”: ¿la primera? ¿la segunda? ¿la tercera?

Traducir como trabajo es un aprendizaje, no por conocer y hablar un idioma se puede traducir… traducir bien.

Traducir como vida no es una vida. Tenemos que vivir sin traducir, pensamos en la lengua, hablamos la lengua, no traducimos la lengua cuando hablamos. Y si nos equivocamos, ¡qué más da!

¡No traduzco mi vida porque la vivo!

Lifestyle

Cuando las palabras echan el vuelo

En ese remolino que es la vida, relajarse y abrazarlas. Allí en el fondo, las líneas se mezclan y los pensamientos se echan a volar. Correr para atraparlas y brincar para que vuelvan a entrar.

Agotada, estallar contra la pared, una vez y otra. Pero allá, más lejos aun, al final del hilo conductor de la vida, el corazón se va dibujando. Con una gran sonrisa. E intento agarrarlas, de nuevo, esas palabras que ya descansan.

Cuando las palabras echan el vuelo

Ellas pero no las demás. Las palabras de los demás y para los demás, esas siguen ahí gritando, jugando, bailando y cantando. Y me río, a lo lejos mirándolas de cerca. Acechándolas y vigilándolas.

Y valoro esa suerte, mi suerte, tu suerte, nuestra suerte. Y sonrío, cada vez. Un día, no hace mucho, soñaba en esas palabras que descansan, que viven, que echaron el vuelo, que se dibujaron. Palabras con vida propia. Palabras para la vida, la suya y la mía. Sí. Y las miro salir, sonreír, viajar, despegar.

Y hoy me pregunto si tengo derecho. Derecho de amarlas tanto, esas palabras. El orgullo también aparece para desaparecer justo enseguida. Rápidamente se va no sin antes darme un golpecito para que no me olvide de ocuparme de esas pequeñas o grandes, largas o cortas, poéticas o técnicas, cantantes o cerradas. Amarlas, mucho. Siempre. Las palabras.

Cuando las palabras echan el vuelo

Porque creo que es la primera vez en tres años que no tengo tiempo para las mías, de palabras. Paso los días contando palabras, componiendo, alineando palabras que hacen frases que hacen significados, tanto si vierto de una lengua a otra como si las derramo directamente sin esa fase de transposición. Las palabas, esas cosa impalpable y sin embargo tan cuantificable. Y calificable. Paso los días enteros rodeada de palabras. Lo que mi sueño fue, antaño. Precioso, me digo. Y más tarde, de nuevo, valorar la suerte y decirme que un día, sí, un día tendré más tiempo para mis palabras. Porque yo, en el fondo, como un secreto inconfesable, sé que ellas, también son mías, esas otras palabras que se fueron a vagabundear.

Cuando las palabras echan el vueloCuando las palabras echan el vuelo Cuando las palabras echan el vueloCuando las palabras echan el vuelo

Y ante todo, muchas gracias a vosotros por leer mis palabras también,
por quererlas, saborearlas, amarlas.

¡Gracias a vosotros, sobre todo a vosotros!

Freelance

Las lenguas de Babel

Día Internacional de la Traducción

Me gustaría hablaros de traducción, me gustaría hablaros de lenguaje. Me gustaría hablaros de las lenguas y de las miradas que se cruzan. De hombres y de mujeres procedentes del mundo de Babel. Me gustaría hablaros de nuestros chapurreos y de los vuestros también. Me gustaría deciros que las lenguas, cosa fácil es.

Las lenguas, cosa fácil es. Sí. Las lenguas, cosa importante es. También. Detrás de las lenguas, culturas. Detrás de las lenguas, sentimientos. Detrás de las lenguas, hombres y mujeres que ríen y lloran. De la misma forma. O no.

Me gustaría también hablaros de comunicación intercultural. De psicolingüística. Y deciros también que existen conocimientos y competencias. Evocar quizá la antropología. Y la sociología. Y después, volvería a hablaros de las lenguas.

Día Internacional de la Traducción

Seguro que también os hablaría de mi mundo. De mis traducciones. De mi trabajo. Compartiría mis dudas, mis nociones y mis experiencias. Os enseñaría mis pequeños bilingües preferidos. Y después, os diría ¡oh¡ cuánto me siento cansada, un acento me ha atrapado, tengo que descansar. Os diría ¡oh¡ pero si tartamudeo, las palabras se entremezclan.

Día Internacional de la Traducción languesdebabel

Un embate de lenguas en mi cerebro como una partida de coches de choque. Y soñaría. En diferentes lenguas, cuáles, no lo sé, no tengo ni idea.

Seguro que también me gustaría deciros ¡oh! cuánto es el traductor un trabajador en la sombra. ¿Una firma? ¿Qué firma? Y os contaría, seguramente, ¡oh! cuánto los plazos nos meten prisa y las palabras que no salen. Y después, también os diría las alegrías de los lectores que no saben siquiera que hay traductores. Y esto es bueno. O quizá no lo sea. Pero no, no os voy a contar nada de eso.

Os diré que me dijeron traducción y fue comunicación. Me dijeron varias culturas y fue intercultura. Os diré que surco entre distintos mares. Y que, a veces, las olas me sacuden. Tomo el salvavidas y subo a flote.

Día Internacional de la TraducciónDía Internacional de la Traducción

Os diré también ¡oh¡ cuánto es importante la motivación y la empatía. Os diré los gestos y las expresiones, las muecas. Os diré comunicación e integración de los malentendidos en mis palabras. Os diré adaptación.

El amor de las lenguas, en mi cerebro como una partida de juegos amorosos. Y soñaré. En tus lenguas y en las mías que se entremezclan para abrazarse mejor.

Hoy es el Día Internacional de la Traducción. Como cada año, el 30 de setiembre, día de San Jerónimo, el traductor oficial de la Biblia (Vulgata) en lengua latina en el siglo III de nuestra era.
En este mundo globalizado en el que vivimos, traducción y comunicación intercultural tienen más sentido que nunca.

Viajes

Guía Tao Argentina o el reto de viajar de otra forma

Guía turística Argentina Viatao

La Guía Tao Argentina tiene por objetivo haceros viajar más allá de lo ya conocido para que podáis descubrir Argentina de otra forma. Siempre con el respeto a la naturaleza y con ganas de ir al encuentro de los argentinos.

Os proponemos: pasar una noche en un ecolodge en pleno corazón de la selva o en un campo en las faldas de los glaciares de Patagonia, degustar un asado tradicional en una estancia o una copa de vino biológico en Mendoza, navegar en kayak entre las ballenas o recorrer el centro del país con los gauchos, lejos de turistas. Y por supuesto, bailar el tango en una milonga así como lo hacen los porteños u observar los pájaros en un medio preservado. Hay actividades para todos los gustos y todos los bolsillos.

Olivier, argentino de adopción, supo encontrar esas buenas direcciones en todos los rincones del país con la intención de desvelaros una Argentina auténtica y preservada. Cada lugar ha sido elegido por su originalidad, su calidad y sus compromisos sociales, medioambientales y económicos. Esa es la mejor forma de impregnarse de la cultura argentina y descubrir, así, otra cara de este fabuloso país.

… así reza el comunicado de Ediciones Viatao para presentar su nueva guía turística sobre Argentina en formato eBook.

Guía turística Argentina Viatao

Cuando traducir significa viajar

Gran parte del año pasado estuve ocupada entusiasmada ilusionada atareada con la traducción de esa guía. La versión original, en francés y cuyo autor es Olivier Dufeu, tuvo una gran acogida, motivo por el cual Viatao decidió dar la misma oportunidad a los lectores viajeros excursionistas descubridores de habla española.

Durante meses y meses estuve viajando por ese bello país, oyendo y escuchando ese acento pegadizo, descubriendo a los ciudadanos, visitando bellos rincones, saboreando excelentes asados, disfrutando de las milongas, adentrándome en la historia argentina, bebiendo mate… todo ello sin moverme de mi confortable sillón. ¡Y disfruté! Así pues, no quiero ni imaginar la increíble aventura de viajar por Argentina de la mano de la Guía Tao Argentina.

En formato ebook, cómoda, ultra-ligera y para todos los bolsillos. La podéis encontrar en :

> la tienda Kindle de Amazon.es y también en el Apple Store

Traduzco como si viajara, cada palabra dejada en el papel es una huella más en mi pasaporte.