Lifestyle

5 años tu y yo, 5 años de nosotros

Thelma2

HOY HACE CINCO AÑOS QUE EMPEZAMOS A ESCRIBIR LA HISTORIA DE UN LIBRO LLAMADO THELMA. UN LIBRO A SEIS MANOS Y EN TRES IDIOMAS. PÁGINAS QUE NOS DESCUBREN MISTERIOS DE LA VIDA, CON PALABRAS, PUNTOS Y COMAS, CON HOLAS ALLÁ Y BONJOURS AQUÍ!
¡FELIZ CUMPLEAÑOS THELMITA!

Cinco años hace hoy que llegaste a nuestras vidas.

Cinco años de tu amor
De un amor a dos, lineal que se ha convertido en amor a tres, triangular.
Cinco años del mayor regalo llamado felicidad.
Cinco años de tus sonrisas, tus preguntas, tu curiosidad.
Cinco años de una niña afectuosa y mimosa.

Cinco años que mis viajes en avión se han transformado. Ya no miro por la ventanilla, ya no puedo ver el horizonte, ya no cierro los ojos, dejándome llevar por mis pensamientos. Ahora dibujamos, hablamos, tú y yo, nos contamos cositas, nos acariciamos. Cinco años de un aquí-y-allí que se ha multiplicado.

Cinco años de la misma luna compartida. Y un sol siempre adorado.
Cinco años de ti, estrella, carinyet, coquineta.

cinco años que soy mamá

Cinco años de aquel mes de mayo de 2013.

Nos habían dado cita para la tarde-noche del 13, a las 20 h. Llegamos a la clínica, cogidos de la mano y con una maleta. Quien nos viera, podía imaginarse que nos íbamos para pasar la noche en un hotel. Estábamos serenos, cansados ​​pero serenos. Ni pizca de dolor, ni rastro de una contracción. Me acuerdo de los vaqueros y la camisa que llevaba puesta. Del suéter de tu papá también. Te hiciste esperar. Mucho. Me traje algunas revistas que tu yaya, que había llegado cuatro días antes, me había traído de España. Habían llegado porque ya tenías que estar con nosotros. Pillina. Pero no. Querías esperar a que ellos llegaran. Estoy segura.

Llegaste con dulzura. Y con tu sonrisita. Te faltaba solo un empujoncito para que te decidieras a salir, a darnos esos buenos días matutinos, los primeros de una larga serie. Una llegada fácil. Un parto provocado sencillo y ultra rápido. Me estaba casi durmiendo. Y de repente, llegaste, y yo me incorporé y te ayudé a salir, tu cabeza entre mis manos, pegajosa, y te puse contra mi pecho.
04:50. Cinco años de la noche en blanco más adorable de mi vida.

Cinco años. Ya.
Mi hija, mi única.
Cinco años de aprendizajes y cuestionamientos. Tu y yo. Nosotros.
Cinco años que eres tú.
Cinco años desde que me convertí en madre.

Cinco años escribiendo juntas las páginas de un libro llamado Thelma.

Lifestyle

Tres años tu y yo, tres años de nosotros

Tres años, hija mía

Hoy hace tres años que empezamos a escribir la historia de un libro llamado Thelma. Un libro a seis manos y en tres idiomas. Páginas que nos descubren misterios de la vida, con palabras, puntos y comas, con holas allá y bonjours aquí!
¡Feliz cumpleaños Thelmita!

Escribí estas líneas en Facebook el sábado pasado, el 14 de mayo de 2016.

Y luego me fui, nos escapamos, nos fuimos de largo finde, en familia, entre amigos…

Fue un sábado inolvidable con una niña más sonriente que nunca, loca loquita y expresiva como ella sabe ser. Y me volví a enamorar de ese renacuaja…

Porque ya son tres años juntas, tu y yo, tres años de nosotros.
Tres años de una loca aventura.
Tres años de un gran equipo.

Tres años de ser mamá en el extranjeroTres años de ser mamá en el extranjeroTres años de ser mamá en el extranjeroTres años de ser mamá en el extranjero

Y que hicimos una pequeña fiesta en pequeño comité, improvisada.

Con platos de cartón y vasos de plástico. Y pajitas de colores. Rosa, por favor.
Y que comimos un pastel, comprado porque mucho trabajo, porque un largo trayecto. De chocolate, por favor.
Y que soplaste no una ni dos sino tres veces las velitas. Con tu compañero de aventuras.
Que hiciste el payasete, ¡como tan bien sabes hacer!
Y que saltaste, literalmente, de alegria cuando descubriste tu bici. Rosa, por favor. ¡Mamá, es rosa como la de la tienda! dijiste. Y yo sonreí.
Con la boca sucia, de chocolate y de smarties. Y fotos, muchas fotos.
Cantamos Joyeux anniversaire y Cumpleaños feliz y Per molts d’anys. Y tu las cantaste todas. Mi pequeña trilingüe en construcción.
Y que hicimos un corto Skype con una muy mala conexión con l’avi i s’àvia.
Y una llamada a mamie y papy.
Y un montón de Whatsapp y mensajes llegados de España.
Nos fuimos de paseo, con tu bici, claro está. Y galletas, muuuchas galletas. ¡Nunca sin tus galletas!
Y una chaqueta polar y un legging que no combinaban. Y el pelo alborotado. Y me dije, por dios, pero y qué, los niños es eso, los niños son niños, los niños son autenticidad.

Tres años de ser mamá en el extranjeroTres años de ser mamá en el extranjero

Y ya tienes tres años. Tres años así y tres años así, a la española (anular, corazón, índice) y a la francesa (pulgar, índice, corazón).
Tres años de ti y de mí.
Tres años que estás aquí.
Tres años que descubro otra Francia.

*******************

Para vosotros A y G, para ti también pequeño S. Por esos momentos que pasamos. Por ayudarme a ser mamá, en el extranjero.