Menorca

Interiores de una casa tradicional en Menorca

Es una casa tradicional. Una casa familiar. Varias generaciones han vivido aquí, en esta casa se respira la felicidad. En esta casa ha habido nacimientos pero también fallecimientos. Hermanos y hermanas, padres y abuelos, bisabuelos, nietos. La familia se reunía aquí. Se sigue reuniendo aquí.

Esta casa tradicional con paredes de piedra se ha adaptado a las necesidades de cada familia de cada generación haciendo las obras necesarias.

Vigas a la vista. Dejar todo aparente, dejar que la casa hable por ella misma.

Una casa de pueblo. Tres pisos llenos de recuerdos. Paredes de color blanco, paredes de color piedra. Mosaicos hidráulicos en la planta baja y parquet en las dos plantas. Los elementos de decoración son, mayormente, objetos típicos de la isla. Poner un pie en esta casa es saber que estás en Menorca.

Esta casa es mi oficina de verano.

Casa tradicional Menorca Casa tradicional Menorca Casa tradicional Menorca Casa tradicional Menorca Casa tradicional Menorca Casa tradicional Menorca Casa tradicional Menorca Casa tradicional Menorca Casa tradicional Menorca Casa tradicional Menorca Casa tradicional Menorca

Menorca

Sinfonía de blancos

Blanco. Blanco. Blanco. Y más blanco. Es conocida como la isla blanca y azul. El azul del mar y el blanco de las casas pintadas de cal.

Vestir de blanco. Respirar la pureza. Desde lo alto de la cumbre de Menorca, divisar los pueblos. Vistas panorámicas. A lo lejos, el mar.

Un paseo dominical en familia. Una montaña y un santuario. Relax. Mientras espera impaciente la llegada de PapaGuiri, la princesita corre, porque no anda, corre.

Y con ese magnífico escenario blanco, tuvimos tiempo de jugar, de reirnos, de hacer una sesión de fotos. ¡Una feliz mañana de domingo en familia!

Menorca la blancaMenorca la blancaMenorca la blancaMenorca la blancaMenorca la blancaMenorca la blancaMenorca la blancaMenorca la blanca

Menorca

Las “avarques” (las menorquinas)

Las avarcas o menorquinas

La avarca de Menorca, zapato ineludible para los autóctonos, ha tomado, a lo largo de los últimos años, aires de sandalias fashion y de usos múltiples. Las avarcas florecen en todas partes. De cada vez hay más fabricantes y también puntos de venta y marcas que las comercializan. Fuera de Menorca, se les conoce por “menorquinas”, haciendo referencia evidentemente a su lugar de origen, aunque su verdadero nombre sigue siendo “avarca” en singular y “avarques” en plural en la lengua de la isla, el menorquín. Encontramos “avarques” de cualquier talla y de cualquier color: con lentejuelas, lisas, con estampados variados, para bebés y para adultos.

Las avarcas o menorquinas

Me gustan mucho los zapatos. Menorca siempre ha sido una isla con una larga tradición artesana e industrial de zapatos y cuenta con marcas de calzado femenino muy conocidas.

Las “avarques” son los zapatos utilizados antaño por payeses y pescadores. Muy a menudo encuentro artículos sobre las “avarques” o “menorquinas” donde se explica que estos zapatos nacieron en los años 50. Pero mucho me temo que no es cierto. El historiador y archiduque Luis Salvador de Hasburgo-Lorena ya mencionó este tipo de calzado en su “Die Balearen in wort um bild” (Las Baleares descritas desde la palabra y el dibujo) – 1869. En los años 50 fue cuando empezaron a ser comercializadas.

En todas las casas hay “avarques”. Tenemos “avarques” más gastadas para ir a la playa y otras más nuevas para “vestir mejor”. Aquí todo el mundo lleva “avarques”. En Menorca todo el mundo tiene menorquinas.

Las avarcas o menorquinasLas avarcas o menorquinasLas avarcas o menorquinas