Mis traducciones

Traducción del libro “Paseo Azul”, de Bernard Vinceneux (fotos de Menorca) y Philippe Gicquel (textos)

Livre Balade en bleu de Bernard Viceneux

Siempre he pensado que en invierno soy como una hormiguita que trabaja duro en la sombra, en el calor del hogar viendo pasar por el ventanal los pocos rayos de sol que se invitan. Trabajo, muchas veces, en proyectos que huelen a verano, a pies descalzos y a mares salados. Y en cuanto llegan los primeros soles de la primavera, todos estos proyectos se van quitando las ropas hibernales, los pijamas de andar por casa y se visten de gala.

Asimismo, yo también voy despertando de una especie de letargo que me sienta fenomenal porque, dicho sea de paso, a mí el frío y el cielo gris me gustan más bien poco.

Livre Balade en bleu de Bernard Viceneux

Exposición de fotografías de Menorca de Bernard Vinceneux en el CIC Iberbanco de Nantes

Y por eso os cuento que hace tan solo unos días tuvo lugar la clausura de una bonita exposición de fotografías del francés Bernard Vinceneux en el CIC Iberbanco de Nantes. Os podría contar que pasamos una excelente velada, muy bien acogidos en las oficinas de este banco ibérico abierto sobre dos mundos, con una música latina en vivo que me puso la piel de gallina y con unos exquisitos manjares tanto españoles como portugueses, qué buena está la tortilla de patatas cuando se vive fuera y qué delicia de brandada portuguesa. Podría entrar en los detalles de esta magnífica organización y de la acogida del director del banco, Daniel Guantes. Podría.

Le photographe Bernard Vinceneux

El fotógrafo Bernard Vinceneux

Bernard Vinceneux et Philippe Gicquel, Balade en bleu Livre Balade en bleu de Bernard Viceneux
Livre Balade en bleu de Bernard Viceneux Livre Balade en bleu de Bernard Viceneux

El libro Paseo azul, sus fotos, sus textos y la traducción

Pero os contaré más bien que el pasado jueves 25 de abril el fotógrafo francés Bernard Vinceneux, del que ya os he hablado en otras ocasiones, aprovechó la clausura de su exposición de fotos realizadas todas en Menorca para presentar su bonito-libro (libro de arte) titulado Balade en bleu. Un magnífico libro con textos del escritor de Nantes Philippe Gicquel y que he tenido el honor de traducir, durante esos meses fríos del año, como os decía. Fue todo un placer que Bernard Vinceneux quisiera contar conmigo para plasmar a la vez los ricos textos de Gicquel y la poesía de sus fotografías.

Livre Balade en bleu de Bernard Viceneux Livre Balade en bleu de Bernard Viceneux
Margarida Llabrés, Bernard Vinceneux et Philippe Gicquel Margarida Llabrés, traductrice et Philippe Gicquel, auteur

No se trata de un libro de poesías, a mí me gusta llamarlo textos poéticos porque tienen una musicalidad y un ritmo que penetran en lo más profundo del alma. Un libro que reúne mis grandes amores:

– la belleza de las palabras
y
– Menorca, mi isla

Además, ha sido este un verdadero trabajo de equipo. Nos reunimos el autor-fotógrafo, el autor-escritor y la autora-traductora para desmenuzar una a una las palabras y las expresiones utilizadas, apoyándonos, siempre, en las imágenes que Vinceneux había tomado el verano pasado durante su ya habitual estancia en Menorca.

B. Vinceneux es un loco enamorado de Menorca y junto a su familia se instala varias veces al año en el pueblo des Castell donde, además, suele frecuentar el fotoclub local. Le encanta el mar, afición que le viene de pequeño, y en Menorca ha encontrado el lugar perfecto para disparar, cámara hermética en mano, y capturar preciosas instantáneas a ras del mar. Imágenes sorprendentes, imágenes de una Menorca vista con tuba y máscara.

Gracias a Bernard Vinceneux, Odile Létourmy y Karen Lavot-Bouscarle (diseñadora gráfica y web y fotógrafa – www.renke.fr por las fotos que ilustran este artículo)
Lifestyle

¡Oficiar una boda en Menorca!

¡Se les veía guapos, se les veía felices! ¡Una velada magnífica, de esas que deben guardarse en el lugar de los recuerdos maravillosos!

Todo empezó hace más o menos un año. Todo empezó con un e-mail. Una bonita carta que encontré un día en la bandeja de entrada del blog. Alguien que estaba tocando a la puerta de Les mots de Marguerite y así, sin más, una sonrisa infinita se dibujó en mi rostro. A eso se le llama las sorpresas de la vida. Las sorpresas bonitas.

Oficiar una boda en MenorcaOficiar una boda en MenorcaOficiar una boda en Menorca

Ella deseaba casarse. Él también. Querían casarse. Se pusieron a buscar un lugar único, un lugar mágico. Y de repente, un día, hurgando en el cofre de los tesoros que resulta ser Internet, dieron con Menorca, conmigo, con mi artículo, con nuestra boda, mis palabras. Y se produjo esa conexión evidente, el feeling se instaló.

Meses hablando vía nuestros teclados respectivos. Mensajes amables, fluidos, simpáticos. Cartas que se convirtieron en un bálsamo lleno de purpurina, de esos que crean sonrisas.

Purpurina y lentejuelas vestidas de sencillez. Y me gustó. Mucho.

Y llegué ahí, con el sol poniéndose, la isla de la tranquilidad y el mar como telón de fondo. Abrazarse, presentarse, conocerse y sentirse muy bien acogida.

Les dijo, “ahí está la… la… casamentera” y sonreímos, sonrieron, su familia, sus invitados, sus testigos. La que oficiaba la boda era yo, los increíbles novios, ellos. Dulces, atentos, papá y mamá de tres perlas preciosas. Y se dijeron Sí, se dijeron OUI con las lágrimas en los ojos y mariposillas en mi estómago. Unos instantes increíbles, con la magia operando.

Gente que sin conocerte confía en ti. ¿Y si la vida siempre fuera así? ¡Simplicidad y felicidad!

Porque el mes de julio pasado viví una experiencia increíble y ellos también. Este mes de julio, añadí otra referencia más a mi historial: oficiar la boda de unas bellísimas personas. Una boda en dos idiomas, en catalán y en francés, una boda en Menorca, una ceremonia totalmente personalizada!

¡Se les veía guapos, se les veía felices!

Menorca

Al otro lado del espejo: exposición de fotos de B. Vinceneux (Nantes y Menorca)

Una vez más, el fotógrafo francés, Bernard Vinceneux, ha escogido Menorca como punto de partida para una exposición de fotos. Y no es de extrañar puesto que Vinceneux pasa largas temporadas en nuestra isla. Su vida transcurre entre la ciudad de Nantes y Es Castell donde frecuenta el club de fotos Reverl’art.

No es la primera vez que el fotógrafo de Nantes escoge Menorca como centro de su exposición. En 2016, ya colgó la exposición “Minorque, au fil de l’eau”, en realidad esto fue el punto de partida de la exposición actual “Al otro lado del espejo” (cuyo título original es Au-delà du miroir)

Vinceneux, el fotógrafo

Empezó muy joven con la fotografía analógica y desde hace unos diez años la vida hizo que retomara su pasión por las fotos con una cámara digital. Desde entonces, no deja de participar en los encuentros de los clubs de fotos de sus dos lugares en el mundo preferidos: Nantes y Menorca.

Menorca: unión perfecta entre el mar y la fotografía

Para Vinceneux, Menorca ha resultado ser el lugar ideal donde unir sus dos grandes pasiones: la foto, una afición de adulto y nadar con gafas y tubo de buceo y aletas, algo que le encantaba hacer de pequeño en su Francia natal.

Exposición de fotos sobre Menorca en Nantes: Bernard Vinceneux

Exposición de fotos sobre Menorca en Nantes: Bernard Vinceneux

Al otro lado del espejo: Menorca

Vinceneux toma las fotos con su cámara metida en una carcasa hermética. Como él mismo dice, le encanta discurrir sobre este espacio de transición que existe entre el agua y el aire lo que le permite ver las cosas desde una perspectiva bastante particular. Así, entre mar y cielo, entre agua y aire, con las gafas puestas, contempla la vida que hay en la superficie pero también todo aquello que ocurre bajo el mar.

Es una sensación de entre dos con la que le gusta experimentar, entre azar y técnica. El resultado son unas imágenes a veces distorsionadas por las gotas de agua. Algo así como en Alicia en el país de las maravillas… y su espejo.

Actualmente, la exposición está en Nantes, en la mediateca Floresca Guépin.
 Pero después del verano, del 8 al 30 de septiembre, la exposición “Al otro lado del espejo” viajará hasta Menorca (lugar donde empezó todo) en la Sala Xec Coll, carrer des Seminari, Ciutadella.

Las fotos que ilustran el artículo son de Bernard Vinceneux y también se pueden encontrar en su página Facebook.