Bilingüismo

Confinamiento, bilingüismo y lengua minoritaria

Cuando empezó esta extraña época que nos ha tocado vivir de confinamiento y pandemia, entre el entorno de las familias bilingües algunas voces se alzaron diciendo que era una suerte para esos niños porque así podrían estar más en contacto con su lengua minoritaria.

Aclaro que hablo siempre de familias que crían a sus hijos en un contexto de bilingüismo precoz simultáneo, niños de parejas mixtas cuya lengua de la escuela es la lengua del país, lengua de uno de los padres y, por ende, lengua mayoritaria.

Así pues, muchas familias empezaron este confinamiento viéndolo como una oportunidad para fomentar y favorecer el desarrollo de la lengua minoritaria.

Bilinguisme, confinement, langue minoritaire

La lengua minoritaria en tiempos de coronavirus

Como cada familia es una historia yo os voy a contar la nuestra que es la que mejor conozco.

¿El confinamiento ha sido positivo para la lengua minoritaria?

No y no. Soy sincera y me duele en el alma decirlo pero es así.

Expongo los antecedentes para entender mejor la situación:

En tiempos normales, y desde que nuestra hija nació, Thelma pasa más tiempo conmigo, que soy la transmisora de la lengua minoritaria. Mi marido es un padre muy presente, que hace muchas cosas con ella y en casa pero su ritmo profesional y el mío no son iguales y es ahí donde radica la diferencia.

Normalmente cuando nos levantamos por la mañana, papá ya no está. Todo lo hace conmigo, desayunar, vestirse, prepararse para ir al cole, ir al cole, etc. Por las tardes, el 90 % de las veces soy también yo quien la recoge del cole y los miércoles por la tarde soy yo quien la lleva a sus clases de danza. Así pues, se ve claramente que la niña “posee” más tiempo para hablar conmigo que con su padre.

Además, desde que nació hemos viajado muy a menudo a Menorca, donde pasamos largas temporadas y donde la niña encuentra todos los ingredientes para desarrollar una de sus lenguas minoritarias: juega con otros niños, pasa mucho tiempo con los abuelos, vivimos la vida de allí (no vamos de turistas), va a la escuela de verano, etc.

Entonces, ¿qué ha pasado durante el confinamiento?

Su padre está en casa desde el 16 de marzo, sin trabajar. Yo, al revés, llevo desde principios de este año 2020 con mucho trabajo. Por consiguiente, ha sido su padre quien se ha ocupado más de ella. Sobre todo el primer mes, cuando yo no tenía casi tiempo de levantar la nariz del ordenador, entre traducciones y las clases a distancia a mis estudiantes universitarios. Ella y su padre haciendo las tareas de la escuela, haciendo manualidades, ocupándose del jardín, yendo en bici delante de nuestra casa, preparando carreras de obstáculos y un sinfín de cositas en las que el francés ha sido la única lengua de comunicación.

Otro punto importante: en tiempos normales nunca encendemos la tele, excepto algún viernes o sábado por la noche. Y ahora, la verdad, es que sí la hemos encendido para ver los informativos, por ejemplo.

Además, hemos echado mucho en falta la visita de mis padres que tendrían que haber llegado el 9 de abril para quedarse hasta el 29 de abril. La presencia aquí de 3 adultos hablando en catalán, frente a solo 1 hablando el francés pesa mucho. De hecho, es la primera vez des de 2013 (año de nacimiento de Thelma) que estamos tanto tiempo sin ir a Menorca o que mis padres vengan aquí. Y eso también se nota.

¿Cuál es entonces mi conclusión? Puedo acabar diciendo que no ha sido positivo pero tampoco negativo. Es decir su lengua minoritaria no se ha visto beneficiada en ningún aspecto aunque no hemos observado ningún retroceso.

¿Y a vosotros cómo os ha ido?

Bilingüismo

Crecer con varias lenguas influye en el desarrollo de los niños

Hace mucho tiempo que no te cuento nada sobre las aventuras bilingües de nuestra pequeña princesa. Releyendo los artículos más antiguos, veo que hablaba todo el tiempo en términos de “pequeña bilingüe en construcción”; y lo que fue cierto en un momento dado se ha vuelto ahora inexacto. Porque hoy podemos decir que se trata de una niña de casi 7 años “perfectamente trilingüe” (francés – catalán – español) y que poco a poco empieza a integrar el inglés como lengua extranjera. Por lo tanto, podemos atestiguar que la “construcción” se ha llevado a cabo de manera positiva.

Grandir en plusieurs langues influence le développement des enfants

Sé muy bien que no podemos hacer una generalización sobre un caso, especialmente si consideramos que en la historia de los niños bilingües simultáneos hay toda una serie de factores internos y familiares que hacen que cada situación sea única y singular:

– pareja mixta o no,
– mudanzas frecuentes que se dan en parejas de expatriados de la misma nacionalidad,
– los vínculos con la familia que queda en el país de uno de los padres,
– personalidad de cada niño,
– tipo de educación
– hermanos o hijo único
– el modo de vida de la familia
– etc.

Sabéis que aquí, en este blog, me gusta dar mi opinión y mi experiencia como madre, como observadora y como actriz en la vida de esta niña que nació con y en varios idiomas. A pesar de que los idiomas son mi herramienta de trabajo y a pesar de tener una formación en lingüística y traducción, no pretendo aquí daros pura y exclusivamente datos científicos.

¿Por qué no?

PORQUE LA VIDA DIARIA DE UN NIÑO BILINGÜE ES BASTANTE IGUAL A LA DE OTRO… O CASI.

El tema que quiero plantear hoy es…

… ¿CÓMO INFLUYE EL CRECER Y DESARROLLARSE EN VARIOS IDIOMAS DESDE UNA EDAD MUY TEMPRANA EN EL DESARROLLO DE ESTOS NIÑOS?

⇒ Estos niños suelen estar acostumbrados a moverse de un entorno a otro sin problemas. Su conciencia del mundo es diferente porque es la imagen misma de lo que experimentan en casa.

Los niños lo dirían así: Yo nací aquí pero no mi mami, cambiamos de país por el trabajo de mami y papi, mis abuelos no viven aquí…

⇒ También tienen una mente abierta que llega, probablemente, con más rapidez que en el caso de un niño monolingüe.

Los niños lo dirían así: no somos todos iguales, aquí hablamos este idioma pero cuando voy al país de mi madre hablamos otro idioma, hay muchos países en el mundo…

⇒ Pasar de una actividad a otra en un corto período de tiempo no es un problema para ellos y su nivel de concentración no se ve afectado. Su cerebro es flexible y no funciona de la misma manera que el cerebro de un niño monolingüe.

⇒ La sensibilidad lingüística de estos niños también aumenta. Desde una edad muy temprana y aunque no puedan “nombrar” los idiomas, saben que hay miles de idiomas en el mundo y a menudo se interesan por los idiomas que habla la gente.

Los niños lo dirían así: ¿cómo habla este señor, mami? Aquí, mamá, hablan como tú y como yo…

De alguna forma, podríamos decir que estos niños no tienen un mundo sino muchos y que la realidad de estos niños que nacen y crecen en su mayoría entre diferentes países, un poco aquí-un poco allá… ¡es un mundo plural lleno de aventuras maravillosas! 
Bilingüismo

La controversia de las pantallas y las lenguas extranjeras

Idiomas y pantallas

No, los niños no pueden aprender un idioma únicamente viendo series, dibujos animados o la tele en dicha lengua extranjera.

La exposición pasiva puede ayudarles a habituarse a su musicalidad pero no a aprenderlo.

Ya lo dije un día, dibujos animados y series sí pero como complemento y no como herramienta.

Es decir, los dibujos animados e incluso los videojuegos pueden servir como extensión al aprendizaje.
Si tu niño aprende inglés, ¿por qué no poner a su alcance dibujos, series en inglés? ¿Por qué no dejarle jugar a videojuegos interactuando con alguien que está en otra punta del planeta en inglés?
Eso sí puede ser benéfico, y mucho, pero simplemente ver dibujos animados de manera pasiva no.

El tema de los dibujos animados y el aprendizaje de las lenguas extranjeras crea siempre mucha controversia. En una de mis últimas publicaciones tanto en Facebook como en Instagram yo decía que no sirve de nada poner a un niño delante de una pantalla en lengua extranjera si eso se queda como un simple acto pasivo.

¿Qué es un acto pasivo en bilingüismo?

Un acto pasivo es todo tipo de actividad en la que no hay interacción, en la que el sujeto no tiene forma alguna de intercambiar con algún otro sujeto real.

¿Y es eso malo?

Malo no es, claro que no. Pero aporta unos beneficios mínimos.

¿Segura?

Bueno, algunas aclaraciones… Depende de la lengua y del tipo de bilingüismo.

¿Cómo?

Lo que quiero decir es que no sirve de nada exponer a un niño delante de una pantalla en lengua extranjera si dicha lengua no es hablada por alguien “real”. Por real entendemos, padres, profesores, cuidadores, monitores de actividades, etc., es decir, gente con quien el niño pueda dejar de ser pasivo para convertirse en activo y descubrir así que esta lengua es efectiva.

¿Y los juegos en línea y los videojuegos son pasivos o no?

Depende, aquellos videojuegos a los que el niño o adolescente debe jugar con otra persona a distancia que se encuentra en otra parte del mundo y que habla inglés o chino (me da igual la lengua) no son pasivos, hay alguien real detrás con una interacción positiva a través de la cual hay comunicación (pregunta-respuesta, orden-ejecución).

Pero a ver, Margarida, ¿por qué insistes tanto en que no sirve para nada si se trata de un uso pasivo?

Porque hay estudios y experimentos que así lo demuestran.

Si quieres conocer en profundidad estos estudios y experimentos, te invito a que te suscribas a mi cartita, allí te lo cuento todo.

Entonces, ¿Te vienes?