Català

La meva mare, l’amiga més fidel

A cops de mudances, de canvis de ciutat i de vida a l’estranger, un se n’adona ràpidament que allò que anomenem amics, passen. Passen i se’n van o passen i queden, però lluny, una mica massa lluny.

I entre una cosa i altra, entre un amic al que dius adéu i aquell al que dius bon dia per un cert temps, et gires i dones voltes, tal un penell, buscant una mica d’estabilitat i acabes apuntant cap al racó que et va veure néixer i a la mare que et va donar el pit (o el biberó).

I saps que si les coses han anat més o menys amb normalitat, la teva mare és la teva amiga més fidel. Puntal d’una casa, de blanc pintada, on sempre hi ha lloc per a tu, una orella per escoltar, una espatlla on plorar i unes rialles que fan brufar.

La mare la millor amiga

Perquè quan, des dels divuit als trenta un, no has viscut més de quatre anys seguits al mateix lloc, aprens que és difícil construir, guardar, enfortir i, sobretot, viure de ple una amistat. I sort en tens de la mare, que a l’altra cap del telèfon, sigui l’hora que sigui, et rep amb les orelles obertes i el cor a punt per donar-ne encara més, mig adormida o amb les mans empastifades de llevat fent coques preparant ja la teva pròxima visita. La mare, com aquest Mare Nostrum que ens ha vist néixer, ella és mare, és nostra, és única i és especial.

La mare la millor amiga

I avui, la meva mare, el meu puntal, fa els seus 61. 37 anys que la conec, 37 anys d’aventures, de cops de telèfon i d’arribades a l’aeroport, d’abraçades i d’alguna llàgrima, a les tornades. I ara, que per primera vegada després de molts anys, ja en fa set que sóc sedentària, veig que sí que d’amics sempre en trobes però que de mare només n’hi ha una, la nostra !

Felicitats mare, mamà, mami, s’àvia, iaia, Dita!

PS.- Perdona’m mare, aquest any, abans de partir, se’m va oblidar anar a passar comanda d’un ram de flors, serveixin idò aquestes paraules de regal!

Freelance

Las lenguas de Babel

Día Internacional de la Traducción

Me gustaría hablaros de traducción, me gustaría hablaros de lenguaje. Me gustaría hablaros de las lenguas y de las miradas que se cruzan. De hombres y de mujeres procedentes del mundo de Babel. Me gustaría hablaros de nuestros chapurreos y de los vuestros también. Me gustaría deciros que las lenguas, cosa fácil es.

Las lenguas, cosa fácil es. Sí. Las lenguas, cosa importante es. También. Detrás de las lenguas, culturas. Detrás de las lenguas, sentimientos. Detrás de las lenguas, hombres y mujeres que ríen y lloran. De la misma forma. O no.

Me gustaría también hablaros de comunicación intercultural. De psicolingüística. Y deciros también que existen conocimientos y competencias. Evocar quizá la antropología. Y la sociología. Y después, volvería a hablaros de las lenguas.

Día Internacional de la Traducción

Seguro que también os hablaría de mi mundo. De mis traducciones. De mi trabajo. Compartiría mis dudas, mis nociones y mis experiencias. Os enseñaría mis pequeños bilingües preferidos. Y después, os diría ¡oh¡ cuánto me siento cansada, un acento me ha atrapado, tengo que descansar. Os diría ¡oh¡ pero si tartamudeo, las palabras se entremezclan.

Día Internacional de la Traducción languesdebabel

Un embate de lenguas en mi cerebro como una partida de coches de choque. Y soñaría. En diferentes lenguas, cuáles, no lo sé, no tengo ni idea.

Seguro que también me gustaría deciros ¡oh! cuánto es el traductor un trabajador en la sombra. ¿Una firma? ¿Qué firma? Y os contaría, seguramente, ¡oh! cuánto los plazos nos meten prisa y las palabras que no salen. Y después, también os diría las alegrías de los lectores que no saben siquiera que hay traductores. Y esto es bueno. O quizá no lo sea. Pero no, no os voy a contar nada de eso.

Os diré que me dijeron traducción y fue comunicación. Me dijeron varias culturas y fue intercultura. Os diré que surco entre distintos mares. Y que, a veces, las olas me sacuden. Tomo el salvavidas y subo a flote.

Día Internacional de la TraducciónDía Internacional de la Traducción

Os diré también ¡oh¡ cuánto es importante la motivación y la empatía. Os diré los gestos y las expresiones, las muecas. Os diré comunicación e integración de los malentendidos en mis palabras. Os diré adaptación.

El amor de las lenguas, en mi cerebro como una partida de juegos amorosos. Y soñaré. En tus lenguas y en las mías que se entremezclan para abrazarse mejor.

Hoy es el Día Internacional de la Traducción. Como cada año, el 30 de setiembre, día de San Jerónimo, el traductor oficial de la Biblia (Vulgata) en lengua latina en el siglo III de nuestra era.
En este mundo globalizado en el que vivimos, traducción y comunicación intercultural tienen más sentido que nunca.

Vivir en el extranjero

Vivimos todos bajo la misma luna (o cómo explicar una vida en el extranjero a los niños)

Todos vemos la misma luna -los niños y la expatriación

Ayer por la mañana, sobre las ocho, de camino al periscolar, hubo una princesita que levantó su cabecita hacia un cielo muy azul y avistó la lunita. La señora Luna vestía de blanco mientras deseaba buenos días al señor Sol. La princesita con su agradable sonrisa, miró a su madre y le dijo: ¿sabes qué, mamá? Hay dos lunas porque en casa de la yaya también hay una luna. ¡Por eso hay dos! Su madre, entre nostalgia y orgullo, se sintió pequeña y mayor a la vez, cogió la mano de la princesita y le explicó que no, que tenemos un único cielo muy y muy pero que muy grande, un cielo capaz de estirarse muchísimo para llegar también a casa de la yaya. Y que la luna es la misma. Aquí y allí.

Vemos todos la misma luna -los niños y la expatriación Vemos todos la misma luna -los niños y la expatriación

Porque la distancia no hace de nosotros seres extranjeros.

Porque esa misma luna que compartimos hace de nosotros seres de un mismo mundo.

Sol y luna se dan la mano, aquí y allí

Es lo que quise decir a Princesa Thelma, un día de la semana pasada cuando intentaba comprender, a sus 3 años y 4 meses que no hay más que una sola y única luna, aquí donde nosotros vivimos y allí donde tiene parte de su familia. Con la inocencia de un niño de su edad, sus palabras me hicieron ver que el aprendizaje de la noción “espacio” es también algo distinto cuando se vive en el extranjero. Porque hasta los gestos más banales, las tareas diarias, las palabras de cada día, están ahí para recordarnos que los Unos viven aquí y los Otros viven allí.

La inocencia de los niños que hace que la luna y su carácter poético se conviertan en una valiosa herramienta para evocar la distancia, el alejamiento, el mundo, los seres humanos y los sentimientos. Asimilar el mundo, mirar los astros, entender la vida.

y hacer del aquí y del allí un único lugar

Porque es así cómo le legamos y le enseñamos esta vida en el extranjero que no lo es para ella pero sí para mí. Porque la figura de mamá es tan importante para un niño de 3 años, porque lo quiere saber todo, dónde vivía mamá cuando era pequeña. Y se lo explico. Y le digo, no, cariño mío, mamá no aprendió a cantar Une souris verte sino Sol solet. Y no decirle nunca que habrá que esperar aun muchos días antes de ver a yaya y l’avi sino más bien decirle, ve, llámales, haz un mensaje de voz en Whatsapp y por qué no, tómate una Skype-merienda con ellos! Acortar distancias y tender puentes.

¡Cariño mío, sí, vivimos todos bajo la misma luna!