Bilingüismo

Los Encuentros de Niños Bilingües Franco-Hispanoblantes y el Centro Cultural Franco-Español de Nantes

¡Los Encuentros de niños bilingües franco-hispanohablantes de Nantes toman un nuevo rumbo!

Es para mí un verdadero placer, poder anunciar hoy la colaboración que hemos puesto en marcha entre los Encuentros y el Centro Cultural Franco-Español de Nantes.

Ya conté en uno de los últimos artículos sobre los Encuentros que lo que en su día empezó como unas reuniones entre 4 o 5 familias, se convirtió rápidamente en encuentros entre unas 14 familias y otros tantos niños.

Encuentros niños bilingües franco-hispanohablantes de Nantes y el Centro Cultural Franco-Español

Evidentemente, tuvimos que revisar nuestra organización y encontrar soluciones. Por eso decidí ponerme en contacto con el CCFE. Y rápidamente encontramos un acuerdo.

Así pues, los Encuentros podrán tener lugar, a partir de ahora, gracias a la colaboración del Centro Cultural Franco-Español de Nantes que nos da acceso a las salas de su local en el centro de la ciudad. El Centro Cultural Franco-Español es (traduzco y cito) “una asociación cultural cuyo deseo es dar a conocer la cultura española en Nantes en todas sus formas: el arte, el lenguaje, el estilo de vida, la historia, la literatura …”, y que ofrece, además, una amplia gama de actividades.

¡Y después de esta gran noticia, ya solo nos queda organizar el VII Encuentro!

¡Gracias a todas las familias por vuestra fidelidad!

Y hoy, especialmente, ¡muchas gracias al CCFE por creer en nuestro proyecto!

Freelance

Quatre anys ja! I donar la benvinguda al cinquè… (freelance)

Han hagut de passar quatre anys per adonar-me que la meva petita empresa Artilingua ja no és una utopia. I el cinquè ha hagut de començar per confirmar que sí, que té vida pròpia. I li he donat ales, més ales encara. Per seguir volant, amunt, molt amunt, i per seguir oferint-me somriures, una vegada i una altra, i algunes preocupacions també, molts correus electrònics intercanviats, paraules escrites, deixades, per aquí i per allà.

I l’altra dia, gairebé inconscientment, em vaig trobar obrint un compte Instagram exclusivament dedicat a la meva activitat professional en freelance. No em demanis per què ho vaig fer. No sóc d’aquelles que té un quadern planificador, no, jo, ben sovint em deixo emportar per les meves intuïcions, i per això, de vegades, tot tarda una miqueta més.

I se’m fa encara estrany escriure “Artilingua i jo comencem juntes el nostre cinquè any”. Tinc la impressió que va ser ahir que vaig fer el balanç del primer any. Una bogeria. Sí.

traductora freelance margarida artilingua margarida artilingua

Si no parlo més sovint de les meves traduccions o sobre les meves tasques d’escriptura o sobre les de community manager trilingüe és perquè de vegades tinc clàusules de confidencialitat. I respectar els clients és un dels punts essencials.

traductora freelance margarida artilingua

Artilingua, art, lletres i idiomes, comunicació pura!

Això és el que em fa aixecar cada dia. El que més m’agrada observar són les meves paraules. Observar com s’uneixen, una lletra al costat de l’altra, línies i més línies. Girar la pàgina, el cursor que fa un salt i elles continuen avançant sobre el blanc, aquestes petites taques negres.

Així doncs, tot i que aquest blog és més personal, també hi vull deixar constància del que és, en part, la meva vida quotidiana, els meus somnis i els meus projectes. Qui sap, potser un dia obriré un blog directament associat a Artilingua, però per ara, Les mots de Marguerite segueix sent un vincle especial entre vosaltres i jo.

Menorca

La mar(e) ets tu. I me’n vaig anar.

Vaig venir. A la mar. Vaig venir, vaig acariciar les teves onades, les teves anades i les teves vingudes. I vaig voler partir. Em vaig girar i vaig fugir. Sí, no puc dir que me n’anés, no hauria pogut. Vaig escapar, difícilment. Amb un pas ferm i inequívoc, vaig caminar per la sorra. Vaig mirar a l’altre costat de l’horitzó, em vaig adonar de la meva fuga. Va durar uns minuts.

Vaig venir a buscar-te, la mar. Vaig besar les teves aigües, aquelles que un dia em van empènyer cap a fora. Vaig cantar a prop de les roques i plorar en una cantonada aferrada a les algues. Era hora d’anar-me’n. Era hora de tenir-te lluny de mi. La mar. Vaig voler tornar a casa. Però no vaig saber per on. I així és com em vaig escapar. I em vaig familiaritzar amb els altres.

Altres mars. Estimar-los, sí. Odiar-los, també. La meva mar ets tu. Aigües càlides que em van ensenyar a caminar. Sota el sol o sota el fred. La mar(e), ets tu.

La mar ets tu. Mar Mediterrani.
Bilingüismo

Las lenguas extranjeras y los dibujos animados

En el contexto de la adquisición de un idioma (adquisición rima aquí con bebé) pero también, más tarde, en el contexto de aprendizaje de un idioma extranjero, los dibujos animados pueden desempeñar un papel esencial.

Creo que estaremos todos de acuerdo en decir que ver dibujos animados en lengua extranjera puede ser útil para un niño pequeño porque eso le permitirá ampliar su vocabulario, sus expresiones, acostumbrarse al ritmo y a la entonación.

Pero no nos engañemos, que sea útil no significa que los dibujos animados sean indispensables o únicos como herramienta. Yo tiendo más bien a pensar que los dibujos animados son un COMPLEMENTO muy agradable, lúdico y útil para ayudar al crío durante este tiempo de adquisición o de aprendizaje de una lengua. En cambio, no creo que debamos ver en los dibujos animados la HERRAMIENTA PRINCIPAL para aprender una lengua extranjera.

dibujos animados y lenguas extranjeras

En casa, ver dibujos animados, un buen complemento para el aprendizaje de un idioma

Complemento pero no herramienta principal

Ilustraré este propósito con un ejemplo muy sencillo:

Pongamos por caso que quieres que tu niño aprenda alemán aunque tú no hables ni pizca de alemán. Él, tu bebé de amor, cuando haya acabado su sesión de dibujos, seguramente se te acerque y te saque unas palabras en este idioma. Hum… ¡apuesto que te verás en un aprieto!

Pienso que el niño tiene siempre que encontrar una utilidad y un vínculo de afecto a la lengua extranjera para que vea que esos dibujos animados tienen continuidad y un significado real.

En cambio, si tu hijo de 5, 6 o 7 años… está tomando clases de alemán (o cualquier otro idioma) con un profesor, en una escuela de idiomas o asistiendo a talleres, ver dibujos animados en casa en lengua extranjera puede ser un complemento lo suficientemente bueno para que pratique y escuche en un contexto más real esta lengua.

Lo mismo ocurre con los niños que se crían en una situación de bilingüismo simultáneo precoz: en estos casos, ver dibujos animados en uno de los idiomas utilizados en el hogar es muy interesante.

 Sí a los dibujos animados en una lengua extranjera pero sin pretender que hagan todo el trabajo, ¿no?

Los descargables con los que trabaja la escritura Thelma en la foto vienen de 3Dinosaurs
Tendré que sacarle una foto mientras mira dibujos animados…
Bilingüismo

Niño bilingüe inglés en una familia monolingüe: ¿sí o no?

Hace mucho tiempo que me apetece escribir sobre este tema, hace ya muchos meses que tengo ganas de evocar un asunto algo polémico en el universo del multilingüismo.

Por eso, porque sé que se trata de un tema algo tormentoso, quiero recordar que profeso un amor inmenso a las lenguas, a todas ellas, sin orden de preferencia. Porque para mí las lenguas y lo que ellas transportan y difunden es, simplemente, de una riqueza sin igual. Así pues, el objetivo de estas líneas es, humildemente, hacer reflexionar sobre el tema sin juzgar a nadie porque, en casa, cada familia es un mundo y, además, todos sabemos que no existe una receta única y milagrosa para un bilingüismo precoz simultáneo perfecto.

Leo sobre el tema, trabajo con el tema, vivo el tema, participo a encuentros y debates sobre el tema. El multilingüismo (también llamado plurilingüismo) es parte de mi vida, algo de lo que estoy muy orgullosa. Somos una familia trilingüe en la que yo, la madre, soy la portadora de 2 de las 3 lenguas. Puede que a primera vista esto parezca un “peso”, un “lastre” pero en realidad no lo es porque lo vivo de forma natural, sin imponerme (demasiadas) obligaciones.

Niño bilingüe familia monolingüe

Si soy la que transmite 2 de las 3 lenguas a nuestra hija es, simplemente, porque considero que (casi) tengo 2 lenguas maternas: nací, crecí y aprendí en dos lenguas, el catalán y el español, dos lenguas que tienen un estatuto de co-oficialidad en las Islas Baleares. Considero que somos una generación privilegiada por haber podido crecer y aprender de esta forma, y serenamente.

En casa, introducir una lengua que es extranjera para ambos progenitores

Pienso que introducir una lengua que es extranjera tanto para el padre como para la madre (pongamos por caso, el inglés), una lengua que nada tiene que ver con la materna es algo extraño (valga la redundancia) y que, a largo plazo, puede acarrear algún que otro aprieto.

Cierto es que vivimos un momento en que los padres quieren lo mejor para sus hijos, casi desde el nacimiento mismo. Parece que cuanto más sepan los hijos mejor, si nuestro hijo puede hablar 5 idiomas mejor que si habla 2. Si nuestro hijo puede tocar 3 instrumentos mejor que si solo conoce el solfeo y así, en muchos de los ámbitos que podríamos calificar de “aprendizaje”.

Aunque quiero precisar que cuando hablamos de un idioma, de un bilingüismo precoz simultáneo, hablamos de adquisición y no de aprendizaje

Querer lo mejor para sus hijos está muy bien
¡Querer la felicidad está aun mejor!

Conozco familias y también leo últimamente muchos artículos de familias que crían a sus hijos en una lengua que es extranjera para ambos porque, previo mutuo acuerdo y para satisfacer su propio deseo, deciden que esta lengua extranjera se convierta en LA lengua del hogar (o al menos en una de las lenguas del hogar). Somos padres de una generación que se deshace mejor en inglés, nadie lo duda. Muchos de estos padres trabajan en multinacionales, han viajado y vivido en el extranjero y hablan un inglés perfecto, fluido.

Pero aunque este padre o esta madre dominen a la perfección el inglés, yo tengo mis dudas sobre la transmisión de esta lengua a sus hijos.

Porque como suelo decir en casi todos mis escritos sobre bilingüismo…

Para mí una lengua es mucho más que una herramienta de comunicación, una lengua es una cultura, un sentimiento, un país, una vida, vidas.

Por eso me pregunto ¿cómo es posible que algunos padres puedan hablar SIEMPRE en inglés a sus hijos cuando ellos mismos han sido acunados y mecidos en otra lengua? ¿Cómo puede ser esto posible?

Me gustaría lanzarles algunas preguntas:

– ¿Estáis seguros de poder aguantar? ¿Seguros de seguir hablándoles en inglés cuando estéis cansados, agotados o muertos de risa?
– ¿Estáis seguros de poder cantar nanas y canciones infantiles en inglés a vuestros hijos? ¿Aunque las conozcáis muy bien? ¿Tú que eres Español y vives en la sierra de Madrid?
– ¿Estáis seguros de sentiros padres en una lengua que no es vuestra? ¿Estáis seguros de reconoceros?
– ¿Estáis seguros que significa lo mismo explicar a tus hijos la receta de las crêpes bretonas en inglés? ¿Tú que eres Francés y vives en Rennes?
– ¿Estáis seguros?

¿El lado afectivo se queda arrinconado?

Porque yo, por ejemplo, conozco a la perfección nanas y canciones en francés, incluso las he enseñado a alumnos, también las analicé gramaticalmente o psicoanalíticamente en la universidad pero prefiero cantarle en catalán o en castellano. A mí, por ejemplo, me parece más simpático hablarle de la receta de la paella en catalán porque mira, sabéis qué, mientras hablo de arroz, pimiento verde y gamba, también le cuento anécdotas de mi padre cocinando sus paellas y mira por donde, mi padre, aunque ya conoce algunas palabras, no habla en francés.
Y así, por ejemplo, podría continuar con una infinidad de ejemplos.

El pasado 16 de septiembre asistí a una conferencia, en Nantes, sobre el bilingüismo con Ranka Bijeljac-Babic, lingüista e investigadora, en el marco de unas Jornadas sobre plurilingüismo organizadas por la asociación EVALAP y este tema salió en el momento del debate final. Una joven pareja expuso la intención de educar así a sus hijos. Tanto los demás participantes como la propia investigadora, estuvimos de acuerdo en apuntar que introducir así una lengua deja de lado algunos factores de orden emocional y cognitivo.

Atención, no digo que no sea importante e interesante que nuestros hijos aprendan inglés pero creo que hay otros medios:

– talleres
– escuelas de idiomas
– baby-sitter
– chicas au pair
– (…)

 Simplemente me pregunto si ¿merece la pena dejar de lado una parte de nosotros, de nuestra familia, de nuestra cultura únicamente porque queremos que nuestros hijos aprendan inglés?